República Argentina
Martes 27 de Junio
NOTA22.COM
FacebookTwitterYoutubeInstagramRSS
No rinde el gradualismo: se agrava el déficit y ahora inversores temen al 'PRO-pulismo'
Por: GUILLERMO KOHAN
Viernes 25 de Noviembre 2016

     Instagram
Los números fiscales de octubre resultaron alarmantes. Déficit fiscal récord de casi 200 mil millones al mes, entre 200% y 300% arriba de octubre de 2015 según cómo se mida. Los gastos suben al 50% anual, los ingresos al 25% en el mejor de los casos.

 
Ante semejante panorama, no hay impuesto a los sueldos que alcance, ni tasas expropiatorias suficientes para las empresas en el impuesto a las ganancias sin ajuste por inflación; mucho menos un panorama propicio para las inversiones o para salir de la pobreza. Ni siquiera un blanqueo récord, si es que finalmente se verifica, podría compensar semejante desajuste.
 
 
No sorprende, con estos resultados, la voracidad fiscal del equipo económico que pretendían llevar a 45% la tasa máxima del impuesto a las ganancias. Lo hubieran hecho cometer a Mauricio Macri la locura que le recomendó José Luis Machinea en el 2000 a Fernando de la Rua. Impuestazo a la clase media con poder de ahorro y consumo, el sector que curiosamente para el equipo económico actual integran el decil de los ricos de la Argentina. Directamente matar de un plumazo cualquier vestigio de reactivación en el consumo. Por suerte el ministro recibió fuego amigo fulminante. Su proyecto terminó con un certero tweet de Elisa Carrió, advirtiendo que la idea de su entenado en la política era directamente anti constitucional.
 
 
Las explicaciones que presenta el Gobierno ante el estado actual de la economía son todas atendibles. Está claro que la administración Macri recibió un desastre económico, social y cultural de la era K. Se sabía de siempre y era obvio. Aburre reiterarlo y además sería ocupar el valioso tiempo de los lectores en noticias viejas.
 
 
También está claro que por motivos diversos que responden a comprensibles argumentos, el Presidente eligió evitar los conflictos al asumir su mandato y optar por el gradualismo, sobre todo en materia de ajuste económico. Eligió al equipo económico que le prometió evitar el ajuste. Prefirió no arriesgar una crisis política al principio de su mandato con sus aliados que lo llevaron al triunfo. Salió del cepo gradualmente y sin devaluar para que el dólar se mantuviera en los mismos valores o incluso menos de lo que valía de verdad cuando cerró Cristina su mandato. Macri, al revés que Carlos Menem o Eduardo Duhalde, no devaluó. Tampoco congeló la bomba de tiempo monetaria que heredó de su antecesora. No hubo ni plan bonex ni corralitos ni corralones. Hasta los contratos de dólar futuro se pagaron cash. Claro, el costo es que cada semana hay que renovar Lebacs por más de una base monetaria, y es muy riesgoso bajar demasiado la tasa de interés y muy difícil bajar la inflación
 
 
El elenco económico del Gobierno insiste en que se evitó una fuerte crisis en 2016. Muchos empiezan a preguntarse si en verdad se evitó esa crisis, o sencillamente se la postergó en el tiempo. También se discute si esa crisis se lograra postergar y tirar para adelante en 2017 con el financiamiento externo para el déficit (lo más probable según este columnista), o si la incertidumbre económica más el efecto Trump terminarán arruinando también el año electoral para Cambiemos, con la economía sin arrancar del todo y la situación social agravada
 
 
Hoy se empieza a debatir si el Gobierno, por haber querido evitar una crisis política de arranque, no terminará alimentando una crisis económica en el mediano plazo. Particularmente con este ritmo de crecimiento del déficit y una economía que no arranca, precisamente por el desajuste creciente que se heredó y se supo mantener y agigantar, que obliga a una agobiante presión impositiva y monetaria contra los que trabajan, invierten y producen. Con efectos complejos para la reactivación y la inversión, como el creciente atraso cambiario porque sigue la inflación alta, y se deprime el tipo de cambio por la necesidad permanente de financiar súper déficit con ingreso de dólares financieros.
 
 
Para alimentar el debate sobre el futuro, ahora su sumó el efecto Trump, aunque la mayoría de los analistas coincide en que aún con tasas más altas, Argentina tendrá financiamiento para el año electoral. De modo que si no estallara una guerra nuclear como tantas veces se pronosticó, ahora la incertidumbre política y económica en la Argentina empieza a trasladarse a 2018. No debería profundizarse la crisis en 2017, incluso con crecimiento económico que dicen seguro estará en las estadísticas, por verse en la sensación de la calle. Con el blanqueo y el crédito externo el Gobierno financiaría el súper déficit para el plan Continuemos en el año electoral: más gasto estatal y salarios creciendo más que la inflación. Dólar quieto, con el peso que se devalúa la mitad de la inflación. Con la supuesta división del peronismo Macri como mínimo salvaría la ropa.
 
 
Aún para los optimistas que pronostican una economía mejor en 2017 y un Gobierno ganando las elecciones, los números no cierran para la Macro una vez que termine el comicio. Muchos empiezan a preguntase si tarde o temprano no se verá obligado el Gobierno a profundizar el ajuste una vez que pasen las elecciones. No cabe duda que el debate creciente el año próximo, sobre todo al calor de los oportunismos electorales, será respecto de si habrá o no una nueva devaluación después de octubre. Lo mismo que se discutía en 2010/2011, con el dólar barato de Cristina y Mercedes Marcó de Pont, regalando reservas a $ 4. Nadie supone que Mauricio Macri optaría por cepos o controles de cambios.
 
 
De momento los impuestos directa o indirectamente no paran de aumentar, igual que las tasas municipales y demás cargas estatales y para estatales, Los costos laborales no salariales para las empresas crecen al doble o triple que la devaluación. Y con ironía y cierta mala intención, en el Círculo Rojo del que proviene el presidente Macri y tanto lo incomoda, comienza a hablarse del riesgo del ‘PROpulismo’ creciente en sectores clave del Gabinete como el Palacio de Hacienda o la Jefatura de Gabinete.
 
 
La incertidumbre que se traslada al 2018 en verdad podría afectar 2017 si la recesión no cede y la economía sigue estancada. Las inversiones no encuentran atractivo por el evidente atraso cambiario dado los costos de todo tipo que suben en dólares. En particular la delirante la presión fiscal a la que se somete a la economía privada para financiar a un Estado cada vez más impagable.
 
 
Solo un blanqueo récord que podría verificarse en el tramo internacional a mediados del verano, o una rápida reacción de la economía creciendo como todavía pronostican para el año próximo la mayoría de los expertos cambiaría el ánimo de preocupación creciente por el futuro económico, ya casi en el cierre del malogrado segundo semestre
 
 
Fuente: Cronista
Recibimos tu info

NOTA22.COM TV | PROGRAMA 22 DE JUNIO
EDUARDO JAUCHEN HABLÓ SOBRE EL JUICIO POR JURADOS
DOMINIO PÚBLICO | GUSTAVO PIEDRA BUENA
CARLOS RENNA | CÁMARA PENAL VERA | JUICIOS POR JURADOS
© Copyright 2017 NOTA22.COM . Todos los derechos reservados.