Vladimir Putin es el tonto más peligroso del mundo

Por: Thomas L. Friedman
Jueves 11 de Mayo 2023

Desafortunadamente, el jefe del Kremlin no otorga visas a su cerebro. Ese es un problema real porque esta guerra surgió completamente de allí
No he escrito mucho sobre la guerra en Ucrania últimamente porque muy poco ha cambiado estratégicamente desde los primeros meses de este conflicto, cuando tres hechos generales impulsaron prácticamente todo, y aún lo hacen.
 
Dato No. 1: Como escribí al principio, cuando comienza una guerra de esta magnitud, la pregunta clave que uno se hace como columnista de asuntos exteriores es muy simple: ¿Dónde debo estar? ¿Debo estar en Kiev, Donbas, Crimea, Moscú, Varsovia, Berlín, Bruselas o Washington?
 
Y desde el comienzo de esta guerra, solo ha habido un lugar para entender su momento y dirección: es la cabeza de Vladimir Putin. Desafortunadamente, Putin no otorga visas a su cerebro.
 
Ese es un problema real porque esta guerra surgió completamente de allí, ahora que sabemos que casi no tuvo aportes de su gabinete o comandantes militares, y ciertamente sin una insistencia masiva del pueblo ruso. Entonces, Rusia será detenida en Ucrania, ya sea que gane o pierda, solo cuando Putin decida detenerse.
 
Lo que lleva al hecho No. 2: Putin nunca tuvo un Plan B. Ahora es obvio que pensó que iba a entrar en Kiev, apoderarse de ella en una semana, instalar a un lacayo como presidente, meterse Ucrania en el bolsillo y poner fin a cualquier expansión cultural adicional de la Unión Europea, la OTAN o Occidente hacia Rusia. Luego proyectaría su sombra por toda Europa.
 
Esto lleva al hecho número 3: Putin se ha puesto a sí mismo en una situación en la que no puede ganar, no puede perder y no puede detenerse. Ya no hay forma de que pueda tomar el control de toda Ucrania. Pero al mismo tiempo, no puede permitirse el lujo de ser derrotado, después de todas las vidas rusas y el tesoro que ha gastado. Así que no puede parar.
 
Para decirlo de otra manera, debido a que Putin nunca tuvo un Plan B, decidió lanzar cohetes punitivos, a menudo indiscriminados, contra las ciudades e infraestructura civil ucranianas, una guerra de desgaste, con la esperanza de que de alguna manera pueda sacar suficiente sangre de los ucranianos e infundir suficiente agotamiento en los aliados occidentales de Kiev, que le dan una porción lo suficientemente grande del este de Ucrania de habla rusa que puede vender al pueblo ruso como una gran victoria.
 
El Plan B de Putin es disfrazar que el Plan A de Putin ha fallado. Si esta operación militar tuviera un nombre honesto, se llamaría Operación Save My Face, (salvar mi cara).
 
Lo que hace de esta una de las guerras más enfermizas y sin sentido de los tiempos modernos: un líder que destruye la infraestructura civil de otro país hasta que le brinda suficiente cobertura para ocultar el hecho de que ha sido un tonto imponente.
 
Puede ver en el discurso del Día de la Victoria de Putin en Moscú el martes que ahora está buscando cualquier razón para justificar una guerra que comenzó a partir de su fantasía personal de que Ucrania no es un país real sino parte de Rusia. Afirmó que su invasión fue provocada por “globalistas y élites” occidentales que “hablan de su exclusividad, enfrentan a la gente y dividen a la sociedad, provocan conflictos y trastornos sangrientos, siembran el odio, la rusofobia, el nacionalismo agresivo y destruyen los valores familiares tradicionales que hacen de una persona una persona”.
 
Guau. Putin invadió Ucrania para preservar los valores familiares rusos. ¿Quien sabe? Ese es un líder que lucha por explicarle a su gente por qué comenzó una guerra con un vecino insignificante que dice que no es un país real.
 
Podría preguntarse, ¿por qué un dictador como Putin siente que necesita un disfraz? ¿No puede hacer que su gente crea lo que quiera?
 
No me parece. Si miras su comportamiento, parece que Putin está bastante asustado hoy por dos materias: la aritmética y la historia rusa.
 
Para entender por qué estos temas lo asustan, primero debe considerar la atmósfera que lo envuelve, algo perfectamente capturado, como sucede, en la letra de la canción “Everybody Talks” de uno de mis grupos de rock favoritos, Neon Trees. El estribillo clave es:
 
Oye, cariño, ¿no mirarás en mi dirección?
 
Puedo ser tu nueva adicción.
 
Oye, cariño, ¿qué tienes que decir?
 
Todo lo que me estás dando es ficción.
 
Lo siento, y esto sucede todo el tiempo.
 
Me doy cuenta de que todo el mundo habla.
 
Todo el mundo habla, todo el mundo habla.
 
Empezó con un susurro.
 
Una de las lecciones más importantes que he aprendido como escritor de asuntos exteriores que informa desde países autocráticos es que no importa cuán estrictamente controlado esté un lugar, no importa cuán brutal y férreo sea su dictador, TODOS HABLAN.
 
Saben quién roba, quién engaña, quién miente, quién tiene una aventura con quién. Comienza con un susurro y muchas veces se queda ahí, pero todos hablan.
 
Putin también lo sabe claramente. Sabe que incluso si obtiene unos cuantos kilómetros más del este de Ucrania y controla Crimea, en el momento en que detenga esta guerra, toda su gente hará la cruel aritmética de su Plan B, comenzando con la resta.
 
La Casa Blanca informó la semana pasada que aproximadamente 100.000 combatientes rusos han muerto o resultado heridos en Ucrania en los últimos cinco meses y aproximadamente 200.000 muertos o heridos desde que Putin comenzó esta guerra en febrero de 2022.
 
Esa es una gran cantidad de víctimas, incluso en un país grande, y se puede ver que a Putin le preocupa que su gente esté hablando de eso porque, más allá de criminalizar cualquier forma de disidencia, en abril se apresuró a aprobar una nueva ley que reprime esquivando corrientes de aire. Ahora, cualquiera que no se presente enfrentará restricciones bancarias, de venta de propiedades e incluso para obtener una licencia de conducir.
 
Putin no estaría llegando a tales extremos si no tuviera miedo de que, a pesar de sus mejores esfuerzos, todos susurraran sobre lo mal que va la guerra y cómo evitar servir allí.
 
Lea el ensayo reciente en The Washington Post de Leon Aron, historiador de la Rusia de Putin y académico del American Enterprise Institute, sobre la visita de Putin en marzo a la ciudad ucraniana de Mariupol, ocupada por Rusia.
 
“Dos días después de que la Corte Penal Internacional acusara a Putin de crímenes de guerra y emitiera una orden de arresto”, escribió Aron, “el presidente ruso vino a Mariupol por unas horas. Fue filmado deteniéndose en el ‘microdistrito de Nevsky’, inspeccionando un nuevo apartamento y escuchando durante unos minutos a los ocupantes efusivamente agradecidos. Cuando se iba, en el video se escucha una voz apenas audible que grita desde la distancia: ‘¡Eto vsyo nepravda!’ - ‘¡Todo son mentiras!’”.
 
Aron me dijo que los medios rusos borraron más tarde “Todo son mentiras” del audio, pero el hecho de que se haya dejado allí puede haber sido un acto subversivo de alguien en la jerarquía oficial de los medios rusos. Todos hablan.
 
Lo que lleva a la otra cosa que Putin sabe: “Los dioses de la historia rusa son extremadamente implacables con la derrota militar”, dijo Aron. En la era moderna, “cuando un líder ruso termina una guerra con una clara derrota, o sin ganar, generalmente hay un cambio de régimen. Lo vimos después de la primera guerra de Crimea, después de la guerra ruso-japonesa, después de los reveses de Rusia en la Primera Guerra Mundial, después de la retirada de Jruschov de Cuba en 1962 y después del atolladero de Brezhnev y compañía en Afganistán, que aceleró la revolución de la perestroika y la glasnost de Gorbachov. El pueblo ruso, a pesar de su renombrada paciencia, perdonará muchas cosas, pero no la derrota militar”.
 
Es por estas razones que Aron, quien acaba de terminar un libro sobre la Rusia de Putin, argumenta que este conflicto de Ucrania está lejos de terminar y podría empeorar mucho antes de que termine.
 
“Ahora hay dos formas en que Putin puede poner fin a esta guerra que no puede ganar y de la que no puede alejarse”, dijo Aron. “Uno es continuar hasta que Ucrania se desangre y/o la fatiga de Ucrania se establezca en Occidente”.
 
Y el otro, argumentó, “es forzar de alguna manera una confrontación directa con los EEUU, llevarnos al precipicio de un intercambio nuclear estratégico total, y luego dar un paso atrás y proponer a un Occidente asustado un acuerdo general, que incluiría una Ucrania neutral y desarmada y su aferramiento a Crimea y Donbas”.
 
Es imposible meterse en la cabeza de Putin y predecir su próximo movimiento, pero coloréame preocupado. Porque lo que sí sabemos, por las acciones de Putin, es que él sabe que su Plan A ha fallado. Y ahora hará lo que sea para producir un Plan B que justifique las terribles pérdidas que ha acumulado en nombre de un país donde todo el mundo habla y donde los líderes derrotados no se retiran en paz.

NOTA22.COM

NOTA22.COM

El papa Francisco envió un mensaje por los 30 años del atentado a la AMIA: "La memoria puede ser nuestra guía"

El sumo pontífice se expresó por el 30 aniversario de uno de los atentados más cruentos ocurridos en el país. "Nos unimos en un silencio que es tanto duelo como esperanza", expresó.

Melconian dijo que Milei cortó la emisión como una “excusa” para “bajar la brecha” y sugirió qué hacer con el cepo

El economista aseguró que el Gobierno “sabía” que la “etapa de emergencia” estaba “agotada” porque “la etapa uno tenía plazo”; anticipó una recuperación recién para 2025

Lilia Lemoine dijo que Francia es “un país blanco” y consideró “llamativo” que su selección de fútbol sea “íntegramente de color”

La diputada de LLA opinó sobre los cantitos de Enzo Fernández en el micro de la selección y celebró la expulsión de Garro; ligó el fútbol, la inmigración y los movimientos políticos como el Brexit

Suscribite!
Y recibí las noticias más importantes!
NOTA22.COM TV
Nota22.com

LO MÁS VISTO
Pullaro creó otro cargo político. La salud del trabajador a Economía
Se trata de la subsecretaría de planeamiento y articulación interinstitucional del IAPOS a cargo de Silvio González bajo la órbita del Ministerio de Economía.
Hubo bajas en la producción automotriz con una disminución de la actividad del 46,5%, carroceras 42,1%, siderúrgica 39,5%, mueble y colchones 37,4% y maquinaria agrícola 28,6%
Luego de varios idas y vueltas, finalmente se completó en todo el país la funcionalidad que garantizará un beneficio para todos los usuarios.
Fundada hace 61 años en Rafaela, va por su tercera generación. Exporta 85% de su producción y se posicionó como un insumo valioso (y caro) para las marcas automotrices más emblemáticas.

arrow_upward