NOTA22.COM
República Argentina
Viernes 13 de Diciembre

Diego Armando Maradona cumple 59 años: el hombre que fue más grande que el fútbol mismo

Por: Andrés Yossen
Miércoles 30 de Octubre 2019

     Instagram
El astro argentino cumple 59 años el día de hoy. La vida de un hombre que surgió desde lo más bajo, y alcanzó la cima del mundo.
El 30 de octubre de 1960 no es una fecha común para los futboleros. Esta fecha representa algo más que un simple lugar en el calendario o un mero recuerdo. Diego Armando Maradona significa algo más que simplemente un futbolista; en un límite donde las divinizaciones humanas pueden alcanzarse, y donde un pibe de la villa puede lograr objetivos por los cuales soñaba un país entero.
 
En el Policlínico Evita de la ciudad de Lanús, nació la personalidad argentina más conocida en todo el mundo. Jamás alcanzarán los hechos, las palabras y los análisis para determinar que el astro argentino fue uno de los mejores futbolistas de toda la historia, y como uno de los que mejor trató, trata y tratará, a la pelota en todo el planeta -hasta la propia FIFA lo considera, con la entrega  del galardón del Mejor jugador del Siglo XX-. Una vida llena de aventuras, de golpes, logros, glorias y derrotas, envuelven al hombre que hizo de su nombre, una estrella llena de gol y gambeta, como compuso el ya fallecido cantante Rodrigo, en su homenaje musical llamado “La mano de Dios”, quizás una de las mejores canciones que resuma lo que significa este personaje en la vida de todos los futboleros argentinos.
 
 
Diego Armando Maradona Franco fue el quinto hijo -el primer varón-, del matrimonio entre Diego Maradona, reconocido como “Don Diego” y Dalma Salvadora Franco, más conocida como “La Tota”. Criado en la pobreza extrema de Villa Fiorito, llegó a las arcas del Club Atlético Argentinos Juniors, a los 9 años.
 
Aquel equipo clase 1960, era más conocido como Los Cebollitas, debido a la creación del mote para disputar los Juegos Nacional Evita de los años 1973 y 1974. Esta denominación se daba ya que los equipos no se podían anotar con los nombres de sus clubes. Ya de joven, Diego Maradona captaba la atención de las cámaras. Pipo Mancera fue su primer entrevistador, en Sábados Circulares. Diego tenía tan solo 10 años.
 
En aquellos tiempos, Dieguito tenía bien claro cuales eran sus sueños. En una entrevista grabada, los eternizó. “Mi primer sueño es jugar en un Mundial, y el segundo es ser campeón en octava con Argentinos”. Rápidamente cumplió su segundo sueño: fue campeón en 1974 con la 8° de Argentinos, pero el destino tenía preparado cumplirle el primero, doce años más tarde. 
 
 
Fichado por Argentinos Juniors, debutó en la primera división en 1976, diez días antes de cumplir los dieciséis años, ante Talleres de Córdoba en la derrota por 1 a 0 del “Bicho” de La Paternal. Siguió jugando en Argentinos Juniors hasta 1980, y si bien el equipo no obtuvo ningún campeonato, Maradona fue el máximo goleador de los torneos argentinos de los años 1978, 1979 y 1980 (Récord absoluto, en cinco ocasiones). Además, el dinero que ingresó a las arcas de Argentinos, fue condicionante para el armado del plantel que logra en 1985, la Copa Libertadores de América.
 
En 1979 formó parte de la selección juvenil que ganó el campeonato del mundo en Japón. En 1981 pasó a Boca Juniors -River Plate también intentó contratarlo de manera infructuosa-, equipo con el que salió campeón ese mismo año.
 
Cuando regresó a Argentina tras más de una década en Europa, actuó en el club rosarino Newell’s Old Boys (1993-1994) y, después de cumplir la suspensión impuesta en 1994 por la FIFA, volvió a vestir la camiseta de Boca Juniors en 1995, en una temporada irregular en cuanto a su rendimiento.
 
En octubre de 1997 anunció su retirada definitiva después de; una vez más, dar positivo en un control antidopaje. Su último encuentro como profesional se dio en un Superclásico: el 26 de Octubre de 1997, estuvo presente en la victoria por 2 a 1 en el Monumental. Fue reemplazado por un joven Juan Román Riquelme.
 
 
Ya por entonces los clubes del viejo continente eran el destino natural de las grandes promesas del fútbol americano, y Maradona era la más destacada. Contratado en 1982 por el Fútbol Club Barcelona por 1.200 millones de pesetas (7,2 millones de euros, una cifra astronómica en la época), consiguió con los azulgranas la Copa de la Liga, la Copa del Rey (ambas en 1983) y la Supercopa de España (1984). En 1984 fue traspasado al Nápoles por una cifra astronómica, con el que ganó las ligas de 1987 y 1990, la Copa UEFA de 1989 y la Supercopa de Italia de 1991.
 
 
Maradona permaneció en el Nápoles hasta 1991, año en que un control antidopaje detectó consumo de cocaína, por lo que fue suspendido durante quince meses. Poco después, fue detenido en Buenos Aires en una redada policial. El 28 de abril de 1992 quedó en libertad y tuvo que afrontar una acusación de suministro y tenencia de drogas. Fue una época complicada para Diego Armando Maradona, donde además afrontaba una especie de “renuncia e impedimento” a vestir la celeste y blanca, en el equipo comandado tácticamente por aquel entonces por Alfio Basile.
 
Su carrera internacional finalizó tormentosamente en el Sevilla, equipo con el que no llegó a completar la temporada 1992-1993, de la mano de Carlos Bilardo en la conducción técnica.
 
 
Con la selección argentina, Maradona lucía ya su magia en el combinado que ganó el campeonato mundial juvenil en Japón 1979, de la mano de Ramón Díaz y un equipo que vio al astro argentino en todo su esplendor.
 
 
En la categoría absoluta, Maradona formó parte de las selecciones nacionales que participaron en cuatro campeonatos mundiales: los de España 1982, México 1986, Italia 1990 y Estados Unidos 1994. Se alzó con el campeonato del mundo disputado en México (1986) y con el subcampeonato en Italia 1990. En el mundial de Estados Unidos 1994 sólo llegó a disputar dos partidos; tras el segundo, dio positivo en un control antidopaje por efedrina y fue suspendido. Aquello fue un gran golpe para el astro, debido a que se preparó específicamente para disputar esa Copa del Mundo. Quedaría para la historia aquellos dichos para la televisión que se hicieron eco durante todos estos años: “Me cortaron las piernas”.
 
 
Donde su figura brilló con mayor intensidad fue sin duda en el mundial de México ´86, cuando su capacidad de arrastrar a toda la defensa del equipo rival con su impresionante facilidad para la gambeta y proyección dejó pasmados a los millones de aficionados que seguían el campeonato a través de la televisión. Particularmente memorable fue su actuación en los cuartos de final: cuatro años después de la Guerra de las Malvinas; ingleses y argentinos se enfrentaban en un partido de máxima rivalidad, que terminó con la victoria de los albicelestes por 2 a 1, con dos goles de Diego.
 
“La mano de Dios”
 
El primero de ellos debió haber sido anulado (Maradona metió con el puño un balón que disputaba al arquero británico), pero no por ello, es menos famoso: al preguntársele después si había marcado el tanto con la mano, Maradona respondió que había sido “la mano de Dios”, y con ese nombre pasó a la historia. El segundo, justamente llamado el gol del siglo, fue una de sus genialidades difícilmente superables: arrancando de su propio campo, Maradona dribló, uno tras otro, a cinco jugadores ingleses y al portero, y marcó de un zurdazo.
 
Aquel gol mágico, que ni al más astuto ni aventurado de los escritores y soñadores se les habría ocurrido imaginar, sirvió para alcanzar las semifinales del torneo, donde también brillaría frente a Bélgica con un doblete. En la Final, Argentina venció por 3 a 2 a Alemania y alcanzó el cielo por segunda vez, con un Diego determinante en el tercer gol, habilitando a Burruchaga para hacer delirar a todo un país.
 
 
Desde 1995 hasta la fecha, Diego ha pasado por el banco de Mandiyú, Racing de Córdoba, Al Wasl, Fujairah, Dorados de Sinaloa y la Selección Argentina de Fútbol; para recalar últimamente en Gimnasia y Esgrima de La Plata. Además, es Presidente honorario del Dinamo Brest de Bielorrusia, al cual debe asistir a actos particulares al menos una vez por año.
 
Su paso más importante fue en el equipo que siempre soño con dirigir: la Selección argentina. Bajo el mando de la misma, que estuvo signada por la carga emotiva que Diego le propinaba a la misma; no terminó de la mejor manera: quedó fuera en los Cuartos de Final del Mundial de Sudáfrica 2010, tras caer por 4 a 0 ante Alemania. Dicha clasificación a la Copa Mundial fue angustiante: recién pudo clasificar en la última jornada frente a Uruguay en Montevideo, donde se originó la famosa frase en Conferencia de Prensa a determinados periodistas: “Que la sigan…”.
 
 
En la actualidad, se encuentra dirigiendo tácticamente a Gimnasia y Esgrima de La Plata, donde intenta sacarlo de un pozo complicadísimo, tras encontrarse último en la tabla de los promedios por el descenso a la Primera Nacional. De todas maneras, el bajón futbolístico no impidió la euforia y locuras de los hinchas, quiénes dejan en un segundo plano el estrés y la tristeza por encontrarse en esta posición.
 
Su presente, es igual que su pasado y será igual que su futuro. Diego marcó un antes y después en la historia del fútbol mundial. Un hombre que nació en la extrema pobreza, y logró alegrar a todo un pueblo con sus logros deportivos. Un ser humano que tocó fondo y pidió perdón, pero aclaró con un grado infinito de grandeza, una frase para la posteridad: La pelota no se mancha.
 
El Dato del más grande
 
Diego Maradona debutó en Primera División con Argentinos en la derrota ante Talleres, el 20 de Octubre de 1976. Con 15 años, 11 meses y 20 días, fue el jugador más joven en debutar en Primera División hasta que el 05 de Julio de 2003 lo superó Sergio Aguero. Lo hizo con la camiseta de Independiente, en la derrota frente a San Lorenzo de Almagro por 1 a 0. El Kun tenía 15 años, 1 mes y tres días en aquel debut.
 
El astro tiene el récord de ser el goleador de cinco campeonatos, cuatro de ellos consecutivos: Metropolitano 1978,  1979 y 1980, además del Nacional 1979 y 1980.
 
Maradona, nunca pudo ganar en el 15 de Abril con la camiseta de Argentinos. Entre 1977 y 1980, no pudo ganarle a Unión. Únicamente lo hizo con la camiseta de Boca Juniors, por 1 a 0 en 1981.
 
Tiene la mayor cantidad de presencias como capitán en Mundiales (16). Es el máximo asistidor en Copas del Mundo para Argentina (ocho asistencias). Tiene la mayor cantidad de apariciones en Copas Mundiales junto a Messi y Mascherano (4 mundiales).Con 139 faltas, es el ser humano que más infracciones recibió en Mundiales. Vía OptaJavier.
 
Diego falló cinco penales consecutivos con Boca Juniors en el Clausura 1996, récord absoluto.
Fuente: Aire de Santa Fe


Ver video
En diálogo con Maxi Romero, la concejala Jorgelina Mudadell habló de la ciudad que dejó José Corral, sus expectativas políticas y sus primeros proyectos ocupando la banca de edil.
Ver video
ENTREVISTA | Nota22.com dialogó con el periodista Antonio Rico quién analizó la realidad política provincial y nacional.
Ver video
En diálogo con NOTA22.COM la titular de Atsa Santa Fe, Susana Stochero, habló de varios temas políticos, sindicales y salud.-
ASUNCIÓN DE ALBERTO FERNÁNDEZ | SERGIO ROMERO HABLÓ DE LA MOVILIZACIÓN DE LA CGT
LO MÁS VISTO
La presidente interina de Bolivia tuvo duras palabras para el mandatario electo de Argentina y su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner. “Ni siquiera me hubiera sentido cómoda, me resulta muy indiferente”, afirmó sobre la ceremonia del martes
Con una carta, el Presidente electo le pidió al canciller, Jorge Faurie, dejar sin efecto una serie de traslados y nombramientos hechos a último momento.
José Luis Espert advirtió que la economía de la Argentina es un problema "de fondo y estructural", y que no bastará con el nombramiento de un ministro
Pese a su juventud, goza del respeto de gran parte de la comunidad académica argentina, tanto heterodoxo como ortodoxo. Cuál es su postura
FacebookTwitterYoutubeInstagramRSS

NOTA22.COM

© Copyright 2019 - Todos los derechos reservados.

contacto@nota22.com
NicoSal soluciones web