NOTA22.COM
República Argentina
Lunes 06 de Diciembre
⭕️ CORONAVIRUS: Se han identificado 90 casos nuevos de la variante Omicron en el último período de 24 horas, lo que eleva el total de casos en el Reino Unido a 336, un aumento del 37% día a día.

Así ha fracasado Covax en su intento de vacunar al mundo contra la covid-19

Martes 12 de Octubre 2021

     Instagram
Año y medio después de la puesta en marcha de esta plataforma internacional para hacer llegar la vacuna a todos en igualdad, los países del sur global siguen enfrentándose a olas devastadoras, y miles de millones de personas todavía no están inmunizadas. Los expertos consideran que debe aprender de sus errores para cambiar el rumbo de esta y otras pandemias
El desaliento invadió a la embajadora cuando leyó el correo electrónico. Más tarde recordaría ese momento como lo peor a lo que se había enfrentado desde que llegó a Ginebra. Su país, acorralado por la pandemia, había recibido miles de vacunas gratis contra la covid-19 a comienzos de 2021. Pero las existencias se habían agotado rápidamente. Las dosis las había proporcionado Covax, la ambiciosa plataforma mundial creada para dar acceso igualitario a la inmunización a la población de los países ricos y pobres.
 
Entonces era abril, y Covax le comunicaba que la siguiente entrega no llegaría todavía. ¿Qué iba a pasar con los médicos, las enfermeras y los ancianos que esperaban la segunda inyección?
 
En las siguientes semanas, la embajadora y sus compañeros lo intentaron todo para conseguir más vacunas para la población de su enorme país en desarrollo, situado al sur del ecuador. La funcionaria llamó repetidas veces a su coordinador de Covax, pero no la pusieron en contacto con los fabricantes y no supieron decirle cuándo llegarían más dosis. Entonces trató de contactar directamente con los ejecutivos de Covax, en vano.
 
No quedaban más opciones, y las autoridades del país llamaron a sus homólogos de otros Gobiernos para intentar negociar un acuerdo. Se encontraban en graves apuros económicos, pero la situación era desesperada. “Suplicamos una respuesta”, relata la diplomática.
 
Covax, una iniciativa concebida al comienzo de la pandemia, perseguía un noble objetivo: se comprometió a dar un acceso justo a las vacunas de la covid-19 a todos los países del mundo, y a proporcionárselas gratuitamente a los más pobres. Según la organización, en los países ricos actuaría como una póliza de seguro, y en los pobres, como un salvavidas.
 
La dura realidad
Sin embargo, los primeros 18 meses no han ido como se esperaba. Mientras los países ricos administran dosis de refuerzo, el 98% de la población de los países de bajos ingresos sigue sin vacunar. Covax, calificada de “ingenuamente ambiciosa” por una experta, ha proporcionado tan solo el 5% de las vacunas administradas en el mundo, y recientemente anunció que no cumplirá su objetivo de 2.000 millones para 2021.
 
The Bureau of Investigative Journalism [TBIJ] y la web de noticias STAT han revisado documentos internos confidenciales y han hablado con las autoridades de más de una docena de países, muchas de las cuales expresaron su desconcierto y su frustración con la iniciativa. Aunque agradecen lo que intenta hacer, afirman que les ha costado obtener información del personal de la organización, y que no se les ha aclarado cuándo llegarán las entregas, si es que llegan.
 
Los países han recibido los suministros con meses de retraso o con poca antelación, lo cual ha sumido las campañas de vacunación en el caos, y en ocasiones ha retrasado la administración de la segunda dosis. En algunos casos, las vacunas con fecha de caducidad muy corta fueron devueltas o desechadas cuando los Gobiernos no pudieron distribuirlas a tiempo. Los países y las regiones cuyos recursos económicos se lo permitían, se apresuraron a cerrar acuerdos directamente con los fabricantes, pero se encontraron al final de la cola.
 
Covax ha sido acusada de marginar a las organizaciones que representaban los intereses de los países más pobres en sus sesiones a alto nivel, negando la voz a los más desesperados.
 
Algunos funcionarios hablaron para esta investigación con la condición de permanecer en el anonimato, ya que temían que relatar abiertamente su experiencia con la plataforma pudiera perjudicar a sus relaciones.
 
Muchas preocupaciones detectadas en esta investigación quedaron reflejadas en una evaluación encargada por la organización que da cobertura a Covax que se hizo pública el pasado 8 de octubre.
 
Tal evaluación destaca que la “inclusión y la participación significativa” de los países de ingresos medios y bajos, la sociedad civil y los representantes de la comunidad “son insuficientes”. Además, hace constar el hecho preocupante de que Covax no esté haciendo lo suficiente para expandir la producción de vacunas a través de medidas como la transferencia de tecnología, y señala que los sistemas de salud “necesitarán apoyo” en los próximos meses para administrar unos suministros mayores.
 
La plataforma ha sido acusada de marginar a las organizaciones que representaban los intereses de los países más pobres en sus sesiones a alto nivel, negando la voz a los más desesperados.
Covax declaró a TBIJ que la iniciativa es pionera en facilitar acceso a la inmunización contra la covid-19 para todos, incluida la creación “del primer mecanismo de distribución a escala mundial basado en los principios de equidad y justicia en el mundo”.
 
La plataforma afirma que el cálculo del número de dosis y su disponibilidad se basa en la información recibida de los fabricantes, y que “debido a los retrasos en la entrega del producto por parte de los laboratorios, no siempre ha sido posible avisar a los países con demasiada antelación” de las llegadas.
 
Asimismo, reconoce que “si bien el mecanismo está buscando nuevas maneras de hacer frente a las dificultades, los volúmenes puestos a su disposición hasta la fecha son inaceptables”, y hace un llamamiento a los fabricantes y a los Gobiernos para que “den prioridad a Covax, de forma que pueda acelerar urgentemente las entregas a los países que más lo necesitan”.
 
Covax ha suministrado hasta ahora unos 330 millones de vacunas, si bien actualmente su objetivo es distribuir nada menos que 1.100 millones en los próximos tres meses. Las autoridades de algunos de los países más pobres temen que el aumento abrupto desborde sus sistemas sanitarios y haga que se desperdicien las tan necesarias dosis.
 
Lo que empezó como un proyecto de solidaridad y ha acabado siendo una operación basada en la beneficencia, no ha estado a la altura de sus promesas. Transcurridos 18 meses de su puesta en marcha, los países del sur global siguen enfrentándose a olas devastadoras de covid-19, y miles de millones de personas todavía no están vacunadas. Los expertos consideran que la plataforma debe reflexionar sobre sus errores y aprender de ellos para cambiar el rumbo de esta pandemia, así como aplicar lecciones vitales antes de la próxima.
 
Una oportunidad para cambiar
En enero de 2020, en un bar de la estación de esquí suiza de Davos, Seth Berkley y Richard Hatchett hablaban de la creciente crisis en la ciudad china de Wuhan. Berkley es el consejero delegado de la Alianza para la Vacunación (GAVI), una asociación público-privada que tiene como objetivo mejorar el acceso a la inmunización en los países en desarrollo. Hatchett es director de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), una fundación que financia el desarrollo de vacunas para detener las epidemias.
 
CEPI ya había cerrado sus primeros acuerdos para financiar tres candidatas a vacuna de la covid-19 a través de ensayos clínicos tempranos en humanos, en previsión de una emergencia mundial. En Davos “hablamos de nuestra preocupación por asegurar el acceso igualitario a cualquier vacuna si pasaba lo que creíamos que podía pasar, es decir, que se convirtiera en una pandemia”, recuerda Hatchett.
 
Tras haber sido testigo de la respuesta de la Casa Blanca a la epidemia de gripe A de 2009, cuando los países ricos acapararon los suministros de vacunas, el epidemiólogo sabía que si la reacción a la covid-19 era parecida, podía significar un desastre para gran parte del mundo. Hatchett le explicó a Berkley que, a fin de evitarlo, tenían que “intentar crear un sistema inclusivo de alcance mundial que atendiera a las necesidades de todos”.
 
Al cabo de dos meses, Hatchett hizo una propuesta para la iniciativa que acabaría convirtiéndose en Covax. Sería un programa integral que abarcaría desde el desarrollo de la vacuna hasta su distribución a todos los países del mundo. Al invertir en varias candidatas de diferentes empresas, Covax aumentaría las posibilidades de tener una inmunización eficaz cuando las pruebas concluyeran. La compra de dosis al por mayor significaría que la plataforma podría negociar precios favorables con los productores.
 
Los países de ingresos medios y altos comprarían a través de Covax, y los más pobres recibirían dosis gratis, financiadas por donaciones de gobiernos ricos y organizaciones benéficas, para un tope del 20% de su población. Actuando como cámara de compensación, este mecanismo distribuiría las vacunas de manera equitativa en todo el mundo, y las enviaría al mismo tiempo a los países ricos y pobres. Según la propuesta, este sistema podría ponerse en funcionamiento de manera bastante sencilla contando “con suficiente voluntad política y financiación del sector público”.
 
Pero Covax carecía de ambas cosas. Para funcionar, necesitaba la cooperación de los gobiernos ricos, cuyo impulso sería comprar todas las vacunas posibles para proteger a sus propios ciudadanos, a pesar de que la reducción del riesgo derivada de la cartera de vacunas de Covax los beneficiaría. Además, la iniciativa requeriría una financiación considerable, al menos 2.000 millones de dólares, para hacer las primeras inversiones en las vacunas candidatas y tener acceso a las que superaran los ensayos.
 
Covax se puso en marcha en abril de 2020 como parte de una asociación mundial conocida como Acelerador del Acceso a las Herramientas contra la Covid-19 (ACT-A). La plataforma se encargaría de las vacunas bajo la dirección de Cepi, Gavi y la Organización Mundial de la Salud (OMS), y Unicef estaría al frente de la distribución.
 
Pero incluso en esa fase, el diseño de Covax suscitaba dudas. Tras reunirse con Hatchett en marzo, a Els Torreele, entonces directora de la campaña de acceso a medicamentos esenciales de Médicos Sin Fronteras (MSF), le vendieron la idea de un programa mundial integral y colectivo. En abril, la investigadora pensaba que Covax había quedado “diluido” y ya no era más que un mecanismo de asignación.
 
En los comentarios enviados a Cepi a principios de ese mes, Torreele insistía en la necesidad de que Covax se esforzara por conseguir que los fabricantes accedieran por adelantado a darles acceso completo a las vacunas si las pruebas tenían éxito, y que invirtieran inmediatamente en infraestructuras de fabricación a escala mundial. Asimismo, instó a Covax a ser totalmente responsable y transparente en lo que a contratos y precios se refería. “Pero estaba claro que el tren ya había salido de la estación”, lamenta.
 
Una vez establecida, la plataforma solo tenía una pequeña oportunidad para conseguir que los países ricos se sumaran a ella antes de que los gobiernos nacionales empezaran a comprar sus propias provisiones de vacunas.
 
John-Arne Røttingen, médico investigador, funcionario y miembro de la junta directiva de Gavi, opina que Covax perdió la ocasión de sumar a Europa a la iniciativa a principios de 2020. “Entonces Europa no estaba organizada. No se había decidido por un modelo”, explica. “Desde luego, nosotros intentamos vender la idea como un mecanismo no solo de adquisición conjunta, sino también de reparto del riesgo”. “Tuve un par de conversaciones con algunos países en las que intenté que formaran alguna clase de alianza”, recuerda, pero añade que los gobiernos no estaban dispuestos a confiar en la idea de Covax.
 
Entonces, en mayo, el Gobierno de Trump puso en marcha la Operación Velocidad Warp, que marcó oficialmente la falta de voluntad de Estados Unidos para entrar en un colectivo mundial. “Los estadounidenses no quisieron jugar”, denuncia Torreele.
 
Según Covax, nunca pensó que Europa y otros países de altos ingresos no fueran a cerrar acuerdos bilaterales, pero “esperaba que se unieran como medida de reducción de riesgos, dado que cuando se diseñó Covax, ninguna candidata a vacuna había sido probada”.
 
Los estadounidenses no quisieron jugar
 
“La verdad es que Covax tenía fallos de partida”, opina Kate Elder, una veterana asesora de la campaña de acceso de Médicos Sin Fronteras en materia de políticas de vacunación. “Creo que era ingenuamente ambiciosa”.
 
Otros especialistas coinciden con ella. “Covax probablemente sobreestimó la cantidad de vacunas de las que iba a disponer y la rapidez con que iba a conseguirlas”, señala Mauricio Cárdenas, miembro del Grupo Independiente de Preparación y Respuesta frente a las Pandemias de la OMS. “Y, fundamentalmente, eso fue lo que les dijeron a los países”.
 
Covax levanta el vuelo
El 24 de febrero de 2021, a los 10 meses de la puesta en marcha de la plataforma, un avión cargado con 600.000 dosis de vacuna aterrizaba en el Aeropuerto Internacional Kotoka de Acra, en Ghana. El primer envío internacional de la iniciativa había llegado oficialmente, y lo había hecho a tiempo, pero aun así habían pasado unos tres meses desde que la inmunización comenzó en Reino Unido.
 
Covax estaba lista para empezar a operar. A lo largo de las siguientes seis semanas, envió 38 millones de dosis a todo el mundo. Aunque había planeado utilizar diversos fabricantes de vacunas, alrededor de tres cuartas partes de esas primeras dosis procedían de una sola empresa del oeste de India. GAVI tenía una larga relación con el Serum Institute de India (SII), y había firmado un acuerdo para que suministrara a Covax 1.100 millones de dosis. Más de 110 millones destinadas a países de bajos ingresos debían llegar antes de mayo de 2021.
 
Pero en marzo se produjo el desastre. India sufrió una ola repentina y devastadora de contagios de covid-19, y el país impuso una prohibición de facto a la exportación de vacunas. GAVI anunció que Covax iba a sufrir retrasos que afectarían hasta a 90 millones dosis durante marzo y abril. En Ginebra, la embajadora estaba desesperada.
 
Los expertos opinan que la situación no debería haber cogido por sorpresa a Covax. Un informe confidencial de Unicef del verano anterior señalaba que la plataforma podía llegar a ser excesivamente dependiente de los productores indios. Sin embargo, al parecer no se hicieron cambios. “Deberían haberlo visto venir”, sentencia Hitesh Hurkchand, uno de los principales asesores en materia de estrategia de la cadena de suministros del Programa Mundial de Alimentos. “¿Qué pasó con el análisis de riesgos?”.
 
Covax declaró que “era lógico contratar al SII para que suministrase grandes volúmenes” de vacunas a la iniciativa, dado que “todo lo que el resto de la industria podía producir ya [había sido] adquirido por adelantado por los países de altos ingresos, y considerando la elevada capacidad productiva del Instituto y su probada competencia para entregar un producto asequible”.
 
Deberían haberlo visto venir. ¿Qué pasó con el análisis de riesgos?
Hitesh Hurkchand, asesor en materia de estrategia de la cadena de suministros del Programa Mundial de Alimentos (PMA)
Los retrasos se acumularon. Autoridades de países de todo el mundo afirman que, desde abril, los suministros de Covax han llegado con semanas o meses de demora.
 
Para los países como el de la embajadora, en los que la población estaba esperando la segunda dosis, el resultado fue el caos. Las autoridades se enfrentaban a un dilema: administrar la primera inyección y esperar que las siguientes entregas llegaran a tiempo para el segundo pinchazo, o reservar dosis de una misma entrega de manera que bastaran para administrar la primera y la segunda a la mitad de personas, siempre que las fechas de caducidad lo permitieran.
 
En Gambia, los funcionarios se vieron presionados para encontrar segundas dosis. “La gente nos llamaba todos los días pidiendo vacunas”, recuerda Mustapha Bittaye, director de servicios de salud del Ministerio gambiano de Sanidad.
 
En Nigeria, Namibia y Afganistán, los retrasos en las entregas repercutieron sobre las campañas de concienciación para la vacunación, lo cual malogró los esfuerzos por aumentar su aceptación. Faisal Shuaib, jefe de vacunación del Ministerio de Sanidad de Nigeria, afirmaba que la falta de viales era caldo de cultivo para la desinformación, incluidas las afirmaciones de que los futuros preparados estarían contaminados. “Como las dosis se retrasaron”, explica, “las teorías de la conspiración ganaron terreno”.
 
Ben Nangombe, director ejecutivo de salud de Namibia, cuenta que, en su país, la gente había viajado grandes distancias para acabar encontrándose con que los centros de vacunación no habían recibido las dosis esperadas. “Esa gente no va a volver”, sentencia.
Con información de El País


Nota22.com TV dialogó con la Diputado Provincial (PS), Claudia Balagué, sobre la pandemia, pobreza y educación (entre otros temas).-
Nota22.com TV dialogó con el Diputado Nacional electo (UCR), Mario Barletta, sobre educación y su trabajo en el Congreso que viene.
La fórmula todavía no está incluida en el catálogo aprobado del organismo, lo que afecta las posibilidades de viaje de unas 200 millones de personas que han recibido la fórmula
NOTA22.COM
Suscribite!
Y recibí las noticias más importantes!
NOTA22.COM TV
Conduce: Sergio Maximiliano Romero
Juan Carlos Rodríguez
OPINIÓN
LO MÁS VISTO
El senador habló sobre la carta de Cristina Kirchner y advirtió que “no es responsabilidad de CFK lo que ocurra con el Fondo”
El secretario de la Primera Junta murió el 4 de marzo de 1811 en altamar. Tomás Guido lo acompañaba. Por qué su testimonio es poco citado.
La formación de coágulos de sangre es un efecto adverso raro y poco habitual. Una nueva investigación detectó el mecanismo que puede producirlos y explicó por qué son casos aislados
La iniciativa llegará al parlamento entre el lunes y el martes de la semana próxima, afirmaron fuentes oficiales; se anticipa a un inminente fallo de la Corte que declarará inconstitucional la actual composición del organismo
FacebookTwitterYoutubeInstagramRSS

NOTA22.COM

© Copyright 2021 - Todos los derechos reservados.

contacto@nota22.com
NicoSal soluciones web