• El invierno de 2024 se perfila como el segundo más frío de los últimos 60 años. Así lo informó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), señalando que podría superar las anomalías negativas registradas en el invierno de 2007 y posicionarse como uno de los más fríos en la historia documentada de la Argentina, después del récord de 1984.
• El frío extremo ya impacta en el precio de verduras y algunas frutas: "Las de hojas verdes se quemaron por las heladas"

Por qué la guerra urbana en Gaza será más sangrienta que en Iraq

Martes 31 de Octubre 2023

La batalla contra el Estados Islámico en Mosul ofrece a Israel lecciones y advertencias
La guerra en Gaza se está cobrando un precio brutal entre la población civil. El Ministerio de Sanidad, dirigido por Hamas, afirma que han muerto más de 8.000 personas. El número de niños entre ellos, más de 3.000, supera la cifra anual de muertes de niños en todas las guerras en cada uno de los tres años anteriores. The Economist calcula, a partir de imágenes por satélite, que más de una décima parte de las viviendas de Gaza han sido destruidas, dejando a más de 280.000 personas sin hogares a los que poder regresar. En muchos sentidos, esto se ajusta a la norma de la guerra urbana, que es inusualmente destructiva. Pero la guerra de Israel en Gaza también es peculiar.
 
La guerra en zonas urbanizadas es siempre sangrienta. El primer asalto estadounidense a Faluya en 2004 mató a 600 civiles, el 0,2% de la población, frente al 0,3% de la guerra actual en Gaza. Un segundo asalto a finales de año mató a unos 800 más y dejó la mayoría de los edificios de la ciudad dañados. Se cree que en la batalla por Ciudad Sadr, un suburbio de Bagdad, murieron casi 1.000 personas en marzo y abril de 2008, de una población de unos 2 millones de habitantes, cifra no muy diferente a la de Gaza.
 
La mayor batalla urbana de los últimos años fue el asalto a la ciudad de Mosul, tomada por el grupo Estado Islámico (ISIS), por una coalición dirigida por Estados Unidos que incluía fuerzas terrestres iraquíes y kurdas. Al menos 9.000 civiles murieron en Mosul durante 2016-17, según Airwars, una organización sin ánimo de lucro que hace un seguimiento de los daños causados a civiles. Eso equivale al 0,6% de la población en ese momento. De los edificios dañados, más del 80% eran viviendas.
 
Estos casos podrían sugerir que la guerra de Gaza, aunque destructiva, no es inusual en términos históricos, al menos por el momento. Sin embargo, también hay diferencias clave. La primera y más importante es la situación de los civiles. En Mosul, se intentó impedir que los civiles huyeran, disparándoles y minando los corredores de salida de la ciudad. No obstante, muchos se marcharon. Entre octubre de 2016 y junio de 2017 se marcharon casi 900.000, casi la mitad de la población de antes de la guerra. Incluso Rusia, durante su asedio a Mariupol (Ucrania) entre febrero y mayo de 2022, negoció pausas humanitarias en las que se permitió la salida de algunos civiles. Hasta ahora, Israel ha rechazado los llamamientos de la Unión Europea y otros países para que se realicen tales pausas.
 
La geografía de Gaza es menos permisiva que cualquiera de estos casos. Israel ha ordenado a cerca de 1,1 millones de civiles que evacúen el norte de Gaza, pero aproximadamente un tercio de ellos han permanecido en el lugar. Muchos residentes ya son refugiados de otros lugares y temen que si se marchan nunca se les permita regresar a sus hogares. Los que quieren escapar no pueden ir al sur, a Egipto, que no quiere hacerse cargo de los refugiados y hasta ahora se ha negado a abrir su frontera.
 
Israel sigue atacando partes del sur de Gaza, aunque de forma más limitada que en el norte. “Los lugareños no pueden escapar realmente, ni los combates pueden producirse en zonas abiertas alejadas de los centros urbanos”, afirma Amos Fox, experto en guerra urbana que ha escrito mucho sobre Mosul. “La lucha urbana [en Gaza] es autónoma y probablemente mucho más costosa que todo lo que hemos visto en los últimos años”. Incluso los civiles que se han desplazado al sur se enfrentan a una creciente crisis humanitaria. El sistema sanitario de Gaza sólo tiene capacidad para 3.500 camas, según el grupo humanitario Médicos Sin Fronteras, muy por debajo de lo necesario.
 
En Mosul, por el contrario, la Organización Mundial de la Salud pudo establecer puntos de estabilización traumatológica para proporcionar atención médica urgente a 10-15 minutos de la línea del frente, con hospitales de campaña más grandes a otra hora de distancia. Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) cuentan con un pequeño número de “oficiales de asuntos humanitarios” integrados en sus unidades de combate cuya función es intentar atender las necesidades de la población local, pero están lejos de ser suficientes para hacer frente a las necesidades y a la magnitud de la miseria resultante de una ofensiva terrestre. Los políticos israelíes han dicho que no enviarán ayuda para los civiles hasta que todos los rehenes sean liberados, aunque los funcionarios reconocen que esto puede cambiar a medida que se desarrolle la ofensiva.
 
Una segunda diferencia es el grado en que las infraestructuras civiles y militares se entremezclan en Gaza. En Irak, los islamistas llevaban poco más de dos años en Mosul cuando comenzó la batalla para desalojarlos. Incluso en ese corto periodo de tiempo, el grupo había establecido impresionantes defensas de múltiples capas, inspirándose en la doctrina militar occidental, afirma Rupert Jones, general de división británico retirado que fue comandante adjunto de la coalición contra el ISIS.
 
Hamas, por el contrario, se fundó en Gaza en 1987 y tiene raíces mucho más antiguas, que se remontan a la fundación de la organización benéfica Mujama al-Islamiya (“Centro Islámico”) por Ahmed Yassin en 1973. Durante medio siglo ha estado plenamente integrada en el tejido social de Gaza y ha dirigido la franja durante 16 años. Sus defensas se han construido alrededor -y debajo- de la infraestructura civil del territorio. Parte de la facilidad con la que Hamas arrebató Gaza a sus rivales palestinos en 2007 se debió a que sus combatientes fueron reclutados en las calles.
 
Una tercera diferencia es la táctica. Las fuerzas armadas israelíes afirman que hacen mucho hincapié en la protección de los civiles. No obstante, el bombardeo israelí de Gaza ha sido intenso en términos históricos. Lanzó 6.000 bombas sobre el territorio en los seis primeros días de la guerra, un ritmo de artillería muy superior al de las campañas antiterroristas estadounidenses y occidentales. En Mosul, por ejemplo, la coalición liderada por Estados Unidos lanzó 7.000 en dos meses, en el periodo más intenso de bombardeos. El 30 de octubre, un antiguo comandante adjunto de la División de Gaza del IDF declaró al Financial Times: “Cuando nuestros soldados maniobran, lo hacemos con artillería masiva, con 50 aviones sobrevolando y destruyendo todo lo que se mueve”.
 
Las tácticas vienen determinadas por la forma en que un ejército ve lo que está en juego en una guerra, la naturaleza del enemigo y la de la población civil circundante. Para Israel, la guerra en Gaza es “existencial de una manera que ni siquiera Mosul o Marawi lo eran”, dice Anthony King, de la Universidad de Exeter, refiriéndose a una batalla entre el ejército filipino e ISIS en 2017. Los funcionarios israelíes describen cada vez más a Hamas como un enemigo similar al ISIS, con el que ya no es posible llegar a un compromiso. El IDF tampoco tiene la misma afinidad con los civiles palestinos que las fuerzas iraquíes tenían con los compatriotas a los que estaban liberando del dominio del ISIS.
 
En Mosul, los dirigentes políticos iraquíes, desde el primer ministro hasta el último, insistieron en que se hiciera gran hincapié en la protección de los civiles. El teniente general Basim al-Tai, un oficial iraquí de alto rango, estaba a cargo de la operación humanitaria. “Llevaba sobre sus hombros el peso de la población de Mosul”, afirma el general Jones. “Se preocupaba profundamente por los civiles”. Caroline Baudot, asesora de la unidad de protección de civiles del Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) en Ginebra, está de acuerdo: “La intención del comandante en Mosul era extremadamente clara”.
 
Aun así, la experiencia de las distintas partes de Mosul es instructiva. El este de la ciudad, considerada la parte más intelectual y urbana, sufrió menos daños. La ciudad vieja en el oeste, donde el ISIS hizo su última resistencia, fue vista por las fuerzas iraquíes como más conservadora e islamista y salió mucho peor parada. “La mentalidad con la que se lucha afecta a la planificación, la conducta e incluso la reconstrucción”, afirma Baudot. “Si operas en tu propio territorio [en lugar de] en otro, puede que no tengas la misma atención para los civiles”.
 
El papel de las instalaciones médicas es especialmente polémico. En las anteriores rondas bélicas, los hospitales palestinos y otros centros de ayuda a la población civil fueron marcados en los mapas militares israelíes como zonas de no ataque. Algunos fueron alcanzados en guerras anteriores, pero ninguno intencionadamente, afirma Israel. En esta guerra, Israel ha ordenado la evacuación del norte de Gaza, incluidos los hospitales, que, según afirma, se utilizan como puestos de mando de Hamas. Según las leyes de la guerra, los hospitales pierden su protección especial si se utilizan con fines militares. Pero, incluso en ese caso, los ejércitos sólo pueden atacarlos “tras la debida advertencia” y “un plazo razonable”.
 
Mosul, de nuevo, ofrece un punto de comparación. es utilizó el hospital de la ciudad como bastión. Los mandos pasaron semanas deliberando si se podía atacar, dice el general Jones, considerando otras opciones como el uso de francotiradores. “Poco a poco, con el tiempo, quedó claro que ya no era un hospital funcional”. Finalmente, sólo se atacó con la aprobación del entonces primer ministro iraquí. “Nunca he oído hablar de ningún caso en el que se disponga de unos días para evacuar y desmantelar un hospital entero”, dice un veterano experto en daños a civiles en tiempos de guerra, reflexionando sobre el caso de Gaza. “Simplemente no es posible”.
 
Una cuarta y última diferencia es la naturaleza de la inteligencia en el campo de batalla. Al comienzo de esta guerra, el IDF disponía de considerable información sobre la infraestructura de Hamas en Gaza, recopilada durante años. Pero muchos de esos objetivos habrían sido atacados en la primera semana de la campaña. A continuación, las fuerzas aéreas deben pasar a una selección “dinámica” de objetivos: encontrar y atacar objetivos que no se conocían al comienzo de la guerra y que deben desarrollarse en un plazo relativamente corto. Aquí es donde se producen la mayoría de los casos de daños a civiles, afirma el experto.
 
En Mosul, los civiles locales, muchos de los cuales odiaban la guerra, proporcionaron una gran cantidad de inteligencia humana, o HUMINT-información transmitida por fuentes sobre el terreno- a las fuerzas iraquíes, ayudándolas a seleccionar a sus combatientes. Por el contrario, durante la batalla por Raqqa, ciudad siria en manos del ISIS, en 2017, los comandantes, con menos fuerzas de infantería sobre el terreno, estaban “hambrientos de información local” y dependían de la vigilancia aérea, incapaz de ver el interior de los edificios, según un informe de la Corporación Rand, un grupo de reflexión.
 
La inteligencia israelí ya ha sufrido un grave fallo de inteligencia en Gaza, al no haber detectado suficientes indicios de los preparativos de Hamas para el ataque del 7 de octubre. Dispondrá de una buena inteligencia electrónica sobre la Franja, ayudada por la falange de aviones estadounidenses que patrullan en el Mediterráneo oriental. Pero es probable que Hamas tenga ventaja en inteligencia sobre el terreno, afirma Fox, ya que la población local ofrece un flujo constante de inteligencia al grupo a medida que avanza el IDF. “Esto da la vuelta a la situación de inteligencia que vimos en Mosul”, afirma. “El IDF tendrá que luchar metódicamente a través de defensas mejor planificadas y preparadas... de lo que lo harían de otro modo”. El resultado será más civiles muertos. Las últimas tres semanas han sido duras para los civiles de Gaza. Las próximas semanas podrían ser aún más duras.
Con información de The Economist

NOTA22.COM

NOTA22.COM

Fuerte apoyo de Milei a las Sociedades Anónimas Deportivas: “No más socialismo pobrista en el fútbol”

El Presidente destacó que las principales figuras de la Selección que va a jugar la final de la Copa América provienen de clubes gerenciados por SAD, que fueran habilitadas por el DNU 70 que desreguló la economía, pero que todavía no fue reglamentada. Se espera una definición inminente en los próximos días

Prat Gay: “Pasamos de ‘el que fuga dólares es un héroe’ a ‘quien ejerce su derecho es un golpista’”

El ex ministro de Hacienda y Finanzas apuntó contra el presidente Javier Milei por sus contradicciones a la hora de señalar un banco que ejecutó puts en el mercado

El Gobierno convocó a la CGT para avanzar en la conformación del Consejo de Mayo

El secretario de Trabajo, Julio Cordero, busca reunir a los triunviros de la central en lo que denominó el primer encuentro del Diálogo Social.

Suscribite!
Y recibí las noticias más importantes!
NOTA22.COM TV
Nota22.com

LO MÁS VISTO
El mensaje de la Iglesia a Javier Milei en el Tedeum del 9 de Julio: "O somos hermanos o se viene todo abajo"
El arzobispo de Buenos Aires, Jorge Ignacio García Cuerva, brindó un discurso por el 9 de Julio. ""Falla el termómetro social", aseguró.
El Presidente habló por cadena nacional y repasó durante casi una hora los 10 puntos que componen el documento. Del evento participaron funcionarios, diputados, senadores y los expresidentes Macri y Rodríguez Saá. La Vicepresidenta, Victoria Villarruel, se ausentó debido a un cuadro gripal.
En medio de quejas por la falta de efectivo para realizar operaciones, se conoció que recién a fines de octubre llegarían desde China los primeros billetes de $20 mil. A fines de noviembre, entrarían en circulación.
Provincias, municipios, docentes y padres empiezan vacaciones sin saber qué encontrarán al reanudarse las clases. Ls blanqueos de la salud y de la asistencia social también arrancó como enunciado.

arrow_upward