República Argentina
Miércoles 13 de Diciembre
NOTA22.COM
FacebookTwitterYoutubeInstagramRSS
Los CSI argentinos
Por: Rita Lucca
Lunes 09 de Octubre 2017

     Instagram
Desde estudios genéticos hasta la autenticidad de pinturas antiguas. Como en la serie de ficción estadounidense “CSI”, los científicos del CONICET trabajan y colaboran con la justicia para resolver causas.


A través del programa nacional denominado “Ciencia y Justicia”, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, más conocido como CONICET, ofrece sus capacidades de investigación, capacitación y equipamiento en función a las necesidades específicas de los jueces y fiscales.
 
Dicho programa surgió formalmente en 2015, con el objetivo de fortalecer el intercambio de conocimientos y experiencias entre los investigadores y el servicio de justicia. Germán Stalker, coordinador del programa, explicó que la idea es "consolidar un puente entre el mundo de la ciencia y el de la Justicia”.
 
El CONICET es el principal organismo dedicado a la promoción de la ciencia y la tecnología en la Argentina. La institución cuenta con más de 10 mil investigadores y miles de becarios, los cuales se encuentran distribuidos a lo largo y ancho del país.
 
En diálogo con este medio, Stalker destacó el “gran potencial” que tiene el CONICET para aportar al sector público y privado. En particular, recalcó que el objetivo es “acercar el conocimiento científico al servicio de justicia” mediante una estrategia focalizada en los servicios forenses y la capacitación.
 
En este punto, subrayó la importancia de la colaboración y el intercambio de conocimientos, pues el juez y el fiscal deben tener muy claro "qué preguntar y qué pericia ordenar" en cada caso. 
 
Los primeros resultados del programa son alentadores. “Superó las expectativas que teníamos, porque nos dimos cuenta que hay muchos actores judiciales interesados y muchos investigadores que tienen ganas de trabajar con la Justicia”, sostuvo.
 
Un aporte sin límites
 
Cuando se habla de científicos, generalmente se piensa en laboratorios, microscopios, muestras y reactivos. Sin embargo, los investigadores del CONICET intervienen en casos muy variados, desde pluripaternidad hasta cuestiones relativas a pueblos originarios.
 
Stalker indicó que las consultas más frecuentes suelen ser sobre análisis de trayectorias balísticas, pericias informáticas y estudios genéticos. Pero, también se presentan requerimientos sobre la autenticidad de piezas artísticas, temas ambientales, antropológicos y cuestiones de género.
 
El listado no termina ahí. En los últimos tiempos, los científicos han aportado sus conocimientos en casos de familia y cuestiones derivadas del nuevo Código, tales como la pluripaternidad, tratamiento de embriones y fertilización in vitro. “Todas las áreas del conocimiento son susceptibles de ser convocadas por la Justicia”, afirmó Stalker.
 
Cabe señalar que el investigador elabora su informe pericial y es responsable por lo que escribe, ya que no es una posición institucional. Además estas pericias son pagas debido a que hay gastos en insumos –como en el caso de los reactivos para análisis de ADN- y horas de trabajo.
 
La ciencia al servicio de la Justicia
 
El caso Candela Sol Rodríguez sacudió a la sociedad y conmovió al país. La niña desapareció el 22 de agosto de 2011 y nueve días después apareció muerta en un descampado, a sólo 30 cuadras de su casa.
 
A seis años del hecho, el Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de Morón condenó a prisión perpetua a Hugo Bermúdez y a Leonardo Jara, y a 4 años de prisión a Fabián Gómez por el crimen de la menor.
 
Una pericia acústica fue determinante en la investigación. Mediante un programa elaborado por científicos del CONICET se pudo establecer quien realizó la amenaza telefónica, pocas horas antes del hallazgo del cuerpo de la víctima.
 
La noche del 19 de agosto, un breve llamado anunció que la niña no iba a aparecer con vida si el padre no devolvía algo que debía.  La voz del otro lado del teléfono advirtió: "No, te lo aseguro yo, hasta que esa conchuda no devuelva la guita, no la va a ver nunca mas... que le pregunten al marido donde dejó la guita".
 
Con la investigación en curso, la Justicia dispuso la realización de una pericia acústica a cargo de la Gendarmería Nacional y, posteriormente, la Sección Cotejo de Voz y Habla de la Asesoría Pericial de La Plata realizó una nueva evaluación.
 
Estas muestras fueron analizadas por un programa creado por un investigador del CONICET, que evalúa la similitud que existe entre las señales que ingresan al sistema. Para ello utiliza como base de datos la muestra de miles de personas de todo el mundo. El resultado del cotejo fue fundamental y ayudó a vincular a uno de los imputados con el hecho.

Fuente: Diario Judicial
© Copyright 2017 NOTA22.COM . Todos los derechos reservados.